Las redes sociales han servido, en los últimos años, como caldo de cultivo de extorsionadores, que se valen de imágenes y vídeos pornográficos de las víctimas que difunden por la red para lograr sus propósitos.

Es el llamado ‘porno vengativo’. Facebook es una de las plataformas que  usan estos delincuentes, pero la compañía de California no quiere permitirlo más; por eso ha reforzado el sistema de reporte de imágenes en sus tres aplicaciones principales: Instagram, Messenger y Facebook.

Este sistema se pone en marcha cuando una foto es reportada como contenido íntimo o pornográfico. Luego de ser evaluada por los analistas de la empresa, se aplica un algoritmo de correspondencia de imágenes.

Gracias a esto, si alguien intenta subir otra vez la misma imagen, la aplicación prohibirá el tránsito informando al usuario de que incumple las normas de la comunidad.

Además, los directivos anunciaron que instalarán nuevas herramientas para evitar la difusión de noticias falsas a través de esta red, algo que consideran “un problema grave” para los responsables de la red.