El reportero y aventurero español Miguel de la Quadra-Salcedo, creador de la Ruta Quetzal que desde 1979 impulsa el intercambio cultural entre adolescentes de Iberoamérica, murió este viernes a los 84 años, anunció la televisión pública española, para la que laboró durante décadas.

El periodista y exdeportista de élite, que en su juventud compitió en lanzamiento de disco, peso, martillo y jabalina llegando a representar a España en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, falleció de madrugada en su domicilio madrileño, informó TVE citando a sus familiares.

Ingeniero técnico de formación, atleta, etnobotánico, e incluso domador de fieras, el polifacético aventurero de inconfundible bigote rubio y espesas cejas sobre unos clarísimos ojos azules, “nómada desde siempre” como él mismo se definía, había entrado a trabajar en 1963 en la televisión pública española como reportero.

Micrófono en mano narrando la crisis siempre desde el terreno, cubrió guerras como la del Congo, donde fue detenido por sus grabaciones y condenado a una pena de muerte a la que logró escapar gracias a unos soldados cubanos con quienes había trabado amistad y que lo sacaron de la cárcel.

“Es una filosofía de vida y no una profesión”, explicaba en una de sus últimas entrevistas, en 2009. Cubrió otros grandes acontecimientos como las guerras de Vietnam, Eritrea o Mozambique, la muerte del Che Guevara, el regreso de Juan Domingo Perón a Argentina y el golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile. De melena ondulada, tez curtida por el sol y eternas camisas de algodón blancas o caqui, como será recordado gracias a cientos de icónicas imágenes, mantenía una estrecha relación con América Latina desde que a principios de los 1960 trabajó como etnobotánico en la selva colombiana.