Una nueva investigación del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian y del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian reveló que los registros de los estudios fósiles ayudan a identificar la situación actual de las especies marinas.

El estudio publicado en la revista científica Science indica que los mamíferos acuáticos, los tiburones y los corales son las especies animales que más alto riesgo de extinción tienen por el impacto de las actividades humanas y los efectos del cambio climático.

‘Al igual que algunos grupos de personas que padecen de enfermedades como la diabetes o el corazón, los mamíferos acuáticos, los tiburones y los corales igualmente son más frágiles a las enfermedades’, explicó Aaron O’Dea, paleontólogo en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Aseguró que ‘con los registros fósiles podemos informar qué grupos de animales son naturalmente más propensos a extinguirse y a enfermarse’.

La investigación permitió, asimismo, identificar las áreas geográficas de mayor preocupación para la conservación de las especies marinas. El estudio sugiere que las especies que habitan en el Atlántico Tropical Occidental y el Pacífico Tropical Occidental son las más vulnerables por diversos factores.