Francia rindió un homenaje al cineasta iraní Abbas Kiarostami, figura internacional del séptimo arte fallecido este lunes, a los 76 años, en un hospital de la capital francesa, adonde había viajado para someterse a un tratamiento médico.

El presidente francés, François Hollande, celebró en un comunicado el ‘inmenso artista’ cuyas películas ‘cuentan y piensan el mundo’ y ‘han marcado profundamente la historia del cine’.

Palma de Oro en Cannes en 1997 por El sabor de las cerezas, el también poeta y fotógrafo ‘fue capaz de conferir una dimensión particular y universal a las pequeñas cosas cotidianas’, y tejió con Francia ‘estrechos lazos artísticos y profundas amistades’, resaltó el jefe de Estado en una nota divulgada por el palacio del Elíseo.

En otro elogio póstumo, el ministro de Exteriores Jean-Marc Ayrault resaltó, por su parte, cómo este ‘extraordinario artista’ ‘encarnaba con su sentido único de la poesía la nueva ola del cine iraní’.

‘Francia pierde un amigo y el mundo un inmenso artista’, que revolucionó el cine iraní, dejó su huella en la historia del cine e ‘hizo brillar en todo el mundo su visión particular de Irán’, añadió Ayrault.

Del autor de obras maestras como A través de los olivos (1995), la titular de Cultura Audrey Azoulay recordó que era también pintor y que tras el seísmo de Teherán de 1990, que tanto le marcó, no cesó su exploración poética del ciclo de la vida y de la muerte, de filme en filme.