Debido a las altas temperaturas que se están registrando en la provincia de Chiriquí a consecuencia del fenómeno de El Niño y la falta de lluvia están generando un estrés calórico en el ganado, lo cual afecta la actividad en esta región del país, asegura el ganadero y expresidente de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), capítulo de Chiriquí, José Lorenzo.

“Debido a las altas temperaturas que se están registrando a consecuencia de la falta de lluvias por el fenómeno de El Niño, las reses sufren un estrés calórico, por lo que dejan de pastar para irse debajo de los árboles o a las quebradas debido al calor que se viene registrando durante todo el día”, afirma el expresidente de Anagan.

Lorenzo asegura que este fenómeno se refleja en los animales de carne, que dejan de alimentarse, y esto causa que bajen de peso o que tarden más de lo programado para lograr el peso adecuado, lo que representa un aumento en costos para los ganaderos.

Añadió que el mismo fenómeno ocurre con las vacas de leche, que debido al estrés por el calor, la producción de leche disminuye.

Asegura que en este momento no se pueden cuantificar en cifras, pero se verá reflejado en los próximos meses, ya que faltan pocas semanas para ingresar a la época seca, lo que intensificará el problema.

Agregó que los ganaderos chiricanos se prepararon para el problema de la falta de pastos, pero ahora tendrá que invertir en tecnología con el fin de hacer frente a las altas temperaturas.