Las heridas que sufrió en la batalla naval de Lepanto serán una de las claves para identificar al escritor español Miguel de Cervantes, autor del Quijote, cuya búsqueda realiza un grupo de científicos en un convento de Madrid.

“Estamos buscando un esqueleto de varón, de unos 70 años, que tenga seis o menos dientes en la boca y por supuesto con las lesiones en el antebrazo y la mano izquierda, que se describen, no como una amputación, sino como un brazo no funcional como consecuencia de esas heridas”, afirmó  el antropólogo forense, Francisco Etxeberria.

En la batalla naval de Lepanto, que la Santa Liga formada principalmente por España, Venecia y la Santa Sede, ganó a los turcos en 1571, Cervantes recibió dos heridas de arcabuz en el pecho y una en la mano izquierda, que le quedó inútil, por lo que fue conocido como “el manco de Lepanto”.

“Incluso no sería imposible encontrar pequeños fragmentos de metal incrustados” en los huesos, agregó Etxeberria en la presentación en Madrid de la segunda fase de los trabajos de búsqueda de Cervantes, que empezó en abril pasado.

Etxeberria forma parte del equipo multidisciplinar que busca los restos del autor del ingenioso hidalgo de La Mancha en una cripta de la iglesia del Convento de San Ildefonso de las Madres Trinitarias, en el conocido barrio de las Letras madrileño, en homenaje a los famosos literatos que vivieron en él.