La lista de maltrato animal es extensa, pero uno de los incidentes más recientes es el de un hombre en Perú que amarró el perro de su vecino a su auto y lo arrastró por la calle, como represalia por haber mordido a sus hijos. Graves maltratos a animales son constantemente denunciados en las redes sociales; sin embargo, casos como el mencionado suele quedar impune.

Esto porque en la mayoría de los países latinoamericanos no existen sanciones, o hay sanciones prácticamente insignificantes contra los maltratadores de animales.

Los animales quedan entonces bajo la sola protección de ONGs que sueñan con tener el nivel de recursos económicos que sus pares de los países desarrollados para poder atender a estos seres vivientes.

No obstante, esta situación podría estar cambiando gracias al poder de las redes sociales, estima Cynthia Dent, directora ejecutiva de la sección latinoamericana de la ONG internacional de defensa de los animales Humane Society. ‘Twitter y Facebook nos han expuesto a mayor conocimiento de casos de crueldad en Latinoamérica. Cuando antes solo escuchábamos de la prensa cuando reportaban un caso, ahora tenemos a personas indignadas que aprovechan los medios sociales para destacar estos casos de crueldad y unirse en contra de ellos’, dijo Dent a la AFP desde su sede regional en San José.

Destaca que a medida que las protestas trascienden las redes y se desplazan a las calles, se genera una presión ciudadana que fuerza a los legisladores a tomar acción. ‘La visibilidad que las redes brindan a la crueldad animal genera mayor presión para pasar leyes’, agregó Dent, explicando que Twitter y Facebook acaban ‘agremiando’ a las personas que se sensibilizan por este problema.

Así, en los últimos meses se han dado manifestaciones en Honduras, México, Colombia, Costa Rica, Perú y Uruguay en favor de leyes más severas. ‘La ley está en la letra, en países como México y Uruguay, donde la agresión de animales sí está tipificada como un delito, pero la opinión pública denuncia que los agresores nunca son castigados’, dijo Dent.