Hong Kong se preparaba este lunes 1 de agosto ante la llegada del tifón Nida , que recorría la costa del sur de China , con la cancelación de más de cien vuelos y el cierre de las escuelas.

Las autoridades esperaban alcanzar el nivel “T8” de alerta por la tormenta -el tercero más alto- durante la noche mientras el tifón se iba acercando a la ciudad, con vientos de 120 kilómetros por hora.

La aerolínea Cathay Pacific y su subsidiaria Dragonair anularon todos sus vuelos, más de 100, con destino o procedencia en esta ciudad del sur de China durante 16 horas.

Nida será la primera gran tormenta de la temporada en llegar a Hong Kong, a menudo afectada por ciclones tropicales durante el verano. Las autoridades hongkonesas cerraron las guarderías y los centros de educación especial. 

El observatorio meteorológico de la ciudad advertía que “habrá rachas de viento, fuertes lluvias y marejadas tras la puesta de sol” y que podrían producirse inundaciones en zonas bajas.