Las autoridades de varios territorios de las Antillas Menores solicitaron precaución a sus ciudadanos ante el paso de una baja presión, que atravesó la región con vientos máximos sostenidos de 45 kilómetros por hora.

‘No hemos tenido lluvias significativas durante meses y hay una posibilidad de que se produzcan inundaciones, por lo que mantengan la cautela y manténganse en sus casas mientras pasa el fenómeno’, expresó el primer ministro de San Cristóbal y Nieves, Timothy Harris, en un comunicado.

La baja presión es lo que queda de Danny, que llegó a ser un huracán de categoría 3 el viernes y fue debilitándose durante el fin de semana.

Harris exhortó a su pueblo a velar por los ancianos y las personas más vulnerables, mientras Danny atraviesa el sur de las Antillas menores, desde donde se desplazará durante la jornada al noreste del Caribe, según el último boletín el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El Departamento de Manejo de Emergencias de las Islas Vírgenes Británicas señaló en un comunicado que se esperan impactos menores en las islas del noreste del Caribe, pero alertó a la población de posibles cortes en el suministro de electricidad.

Los ‘remanentes’ de Danny se desplazan en dirección oeste con una velocidad de 19 kilómetros por hora y actualmente se halla a 70 kilómetros al oeste-suroeste de Guadalupe.