El pasado 19 de junio el Instituto Nacional de Cultura anunció el cierre preventivo del emblemático Teatro Nacional.

En octubre pasado la Contraloría General de la República refrendó un contrato por 50 mil dólares para que la Universidad Tecnológica de Panamá efectúe estudios técnicos en la estructura que ha sido catalogada como ‘enferma’. Los trabajos se empezaron a finales de noviembre.

El cierre ha afectado a entidades como la Orquesta Sinfónica Nacional, que ha tenido que buscar localidades alternas para realizar sus ensayos. El impacto igualmente lo han sentido los entusiastas del género de la ópera, ya que se han tenido que cancelar algunos ‘shows’.

Inaugurado en 1908, el Teatro Nacional es un ejemplo de arquitectura neoclásica. A pesar de que durante los últimos años se han realizado renovaciones y reparaciones de todo tipo, han pasado décadas desde que se acometieran las últimas reparaciones estructurales.

Las autoridades estiman que adecuar este inmueble tendría un costo cercano a los 10 millones de dólares. El Gobierno, representantes de la sociedad civil y la empresa privada impulsan la creación de un patronato para su administración.