Un incendio al este de Los Ángeles se propagó con gran velocidad, obligando a evacuar a más de 82 mil 600 personas y a declarar el estado de emergencia. 

Pese a los esfuerzos, no se había logrado controlar las llamas hasta última hora del martes, manifestó a la AFP la portavoz de Cal Fire, Lynne Tolmachoff.

Hay una maleza muy, muy seca, que es muy combustible”, indicó. “Es muy peligroso para el público y también para los bomberos”. 

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia para el condado de San Bernardino, unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles, donde el denominado incendio de Blue Cat crecía rápidamente.  

Esa medida permite movilizar a todas las agencias gubernamentales californianas para luchar contra los incendios. 

Las llamas ya se devoraron una víctima de alto perfil: el Summit Inn, una vieja cafetería en la famosa Ruta 66 que tuvo entre sus clientes célebres figuras como Elvis Presley y Clint Eastwood, informó el diario Los Ángeles Times. 

Luego de cinco años de una sequía récord y en plena ola de calor en el desierto californiano, este incendio ya dejó a dos bomberos con heridas leves entre los mil 250 efectivos movilizados, añadió Inciweb. Se esperaba el arribo de más bomberos para combatir las llamas.