Un sismo de magnitud 6.7 sacudió este lunes antes del amanecer una remota región del nordeste de India , donde dejó al menos ocho muertos y más de 100 heridos, así como numerosos edificios dañados. Los muertos y lesionados se debieron a la caída de escombros.

Tres personas fallecieron en Imphal, la capital del estado de Manipur, y otras cinco en otras zonas del estado, señaló el agente de policía A.K. Jalajit. El poderoso temblor abrió grandes grietas en los muros y derribó parte de un popular mercado en la capital del estado.  

El área está llena de pequeñas viviendas y hay pocos inmuebles de gran altura, aunque un edificio de seis niveles recién construido igualmente se desplomó en Imphal, según la sala de control de la policía.  

También resultó dañado un puente a las afueras de Imphal, dijo la policía. El Departamento Meteorológico de India ubicó el epicentro del movimiento telúrico en la región de Tamenglong, en Manipur.  

El temblor ocurrió antes del amanecer del lunes a una profundidad de 17 kilómetros (10 millas), cerca de la frontera con Mianmar.