La superproducción en 3D Everest inauguró este miércoles la 72ª edición de la Mostra de Venecia, el festival de cine más antiguo del mundo, que lucha por no perder su rango entre los grandes.

Los protagonistas, Jake Gyllenhaal, Jason Clarke y Emily Watson, serán los primeros en pisar la alfombra roja, bajo el calor asfixiante que domina el legendario Lido.

El filme es un “viaje metafórico que busca entender qué somos y cómo nos relacionamos con la naturaleza”, explicó en rueda de prensa el realizador, el islandés Baltasar Kormákur, quien contó que ninguno de los actores corrió riesgo durante la filmación, en parte rodada en los Dolomitas italianos en condiciones muy difíciles, a -30 grados C de temperatura.

“Lo pasaron mal, pero no los puse en peligro”, admitió.

Si bien la apertura resulta más discreta este año, el director de la Mostra, Alberto Barbera, espera que la edición del 2015 sirva para que Everest tenga el mismo éxito que alcanzaron Gravity  hace dos años, y Birdman  el año pasado, ambas galardonadas con varios Óscar luego de competir en Venecia.