Un sismo de magnitud 6.1 estremeció la isla griega de Creta. El fenómeno natural no ocasionó víctimas ni daños materiales considerables, según las primeras informaciones de las autoridades locales.

El epicentro del terremoto se encontraba a unos 20 km por debajo del mar y a unos 50 km del punto de fricción de las placas africana y euroasiática, informó el observatorio geológico estadounidense, USGS.

El temblor se sintió con fuerza en Creta y duró bastante tiempo.

Los sismos son frecuentes en Grecia, país cuyas fronteras se extienden al sureste de Europa y en la parte oriental del Mediterráneo.