Con costas en los océanos Pacífico y Atlántico, el istmo centroamericano es una de las regiones más vulnerables del mundo ante los embates del cambio climático, afirman los expertos reunidos en el IX Congreso Forestal que se lleva a cabo en el país desde el lunes.

Y es que América Central tiene alrededor de 51 millones de hectáreas, de las cuales 19.5 millones son bosques, esto representa un 38% de su territorio total, de acuerdo con datos de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Sin embargo, la región presenta una de las mayores tasas de desaparición forestal del mundo, aunado al incremento de las aguas.