La agrupación nacional Son Miserables  retorna a los escenarios hoy 2 y mañana 3 de diciembre, cuando se presenten en el teatro Amador ( Casco Antiguo, San Felipe ), a las 10:00 p.m.

Este colectivo desea igualar el éxito logrado en 2014. Sobre aquel reencuentro con su público, Lionel Nano Alemán (percusión), uno de los integrantes de Son Miserables, indica que “nos sorprende gratamente el cariño que nos tiene la gente, que hayan sido sold out una semana antes dice mucho del poder de las canciones y la conexión que estas tuvieron con los fanes. Estamos seguros de que este año será igual. No sabemos cuántas más de estas reuniones nos quedan”.

Mientras que otro de sus miembros, David Bianco (bajo y voces), destaca que se trata de “una combinación de factores. Primero, teníamos varios años de no presentarnos. Segundo, como ya han pasado algunos años, nos encontramos con un público formado por los fanes de siempre, pero con mucha gente más joven que habían escuchado nuestro trabajo y no habían tenido oportunidad de vernos en vivo nunca”.

Estar de vuelta, manifiesta Alemán, es “como montar una bicicleta. Todo está ahí, en el disco duro, solo es cuestión de acoplarnos. Tocar en vivo es lo mejor, pero casi 50/50, porque igualmente nos morimos de risa, con los mismos chistes, eso sí”.

“Hay un vínculo muy fuerte que hemos creado en estos años que no mucha gente tiene y aunque no nos vemos regularmente, todos al regresar a los ensayos parece que no ha pasado más de un par de días desde la última vez que nos juntamos”, indica Bianco.

Bianco señala que el secreto de Son Miserables es que sus canciones perduran porque “cuentan una historia con la que las personas pueden relacionarse. Nuestros temas tienen que ver con la vida diaria, relaciones, situaciones que nos agradan o nos molestan, que son comunes a mucha gente”.

El repertorio de ambas funciones estará conformado por 20 canciones “de nuestros discos, los éxitos incluidos”, promete Alemán, “más un par que son ‘para nosotros”, agrega Bianco.