Sus creadores dicen que este material puede absorber hasta 90 veces su propio peso y puede ser la solución para limpiar los sitios que resultan afectados por los derrames de petróleo.

Se trata de la Oleo Esponja, desarrollada por científicos del Laboratorio Nacional de Argonne, de la Universidad de Chicago y el departamento de Energía de Estados Unidos.

La esponja es un bloque de hule espuma, parecido a un almohadón, que puede absorber fácilmente el petróleo del agua, sin absorber el agua.

La esponja luego se exprime para volver a usarla de nuevo y el crudo puede recuperarse.

La Oleo Esponja ofrece una serie de posibilidades que, hasta donde sabemos, no tienen precedentes”, afirma Seth Darling, uno de sus inventores.

“El material es extremadamente fuerte. Llevamos a cabo cientos de prueba con él. Cada una de ellas requería exprimirlo y hasta ahora no se ha estropeado”, añade el investigador.