Los arrecifes artificiales se perfilan como la nueva forma de hacer turismo ecológico, pero igualmente como una alternativa para proteger la biodiversidad del fondo marino y regenerar las playas deterioradas por la mano del hombre. Por lo menos eso es lo que han asegurado los responsables del primer arrecife artificial ecoturístico que se puso en marcha esta semana, en la playa La Malvarrosa de Valencia, España, según informan diversos medios internacionales en la web.

El arrecife artificial ‘abrigará’ la playa y reducirá la pérdida de arena, lo que lo convierte en ‘un modelo que se puede aplicar a playas’ para favorecer su mantenimiento y sostenibilidad’, dijo José Serra Peris, catedrático de puertos y costas de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y colaborador del proyecto pionero que surgió hace dos años con propósitos deportivos.

En este sentido, Cristóbal Grau, alcalde en funciones de Valencia, recalcó que además de la recreación a los bañistas, otro de los objetivos del arrecife artificial ‘es el cuidado y la protección del medio ambiente’.  @crisolfm