El invento de un aparato capaz de revelar el origen de la vida en nuestro Sistema Solar empezó con un simple vasito de plástico desechable.

El mes próximo, un aparato inspirado en un vaso descartable viajará al espacio a bordo de la primera misión robótica de Estados Unidos rumbo a un asteroide con el propósito de recoger polvo estelar de miles de millones de años.

Esta misión de la Nasa se llama OSIRIS-REx y supone un costo de 800 millones de dólares.

La nave espacial no tripulada viajará con destino a un asteroide cercano a la Tierra llamado Bennu , para recolectar polvo espacial que podría revelar cómo material necesario para crear vida -como carbón y hielo- llegaron a nuestro planeta.

“Estamos en busca de muestras que daten del nacimiento de nuestro sistema solar”, manifestó Dante Lauretta, el principal investigador de OSIRIS-REx junto con la Universidad de Arizona, en Tucson.

La nave, que pesa 2 mil 87 kilos y tiene el tamaño de un vehículo SUV, será lanzada el 8 de septiembre abordo de un cohete Atlas V desde Cabo Cañaveral, Florida.

Recién en 2023 retornará a Tierra con su tesoro de polvo espacial.