La Agencia Europea del Espacio sigue sin recibir señales de su módulo experimental desde poco antes del aterrizaje del artefacto en la superficie de Marte , señaló hoy jueves la ESA .

Eso implica que probablemente, el “aterrizaje suave” de la sonda Schiaparelli fracasó, aunque aún no hay confirmación al respecto.

Incluso en ese caso, la misión se consideraría un éxito porque la sonda envió gran cantidad de datos antes de quedar en silencio, explicó el responsable de la ESA , Jan Woerner.

Los datos se usarán para planificar una futura misión robótica europea a Marte prevista para 2020, indicó.

La otra parte de la misión ExoMars, que incluía colocar una órbita alrededor de Marte para analizar los gases de su atmósfera, funcionó tal y como estaba planificada, señaló Woerner.