China lanza al espacio al laboratorio espacial Tiangong-2, como preparativo para una estación espacial permanente que China planea construir cerca del 2022.

En medio de una nube de humo café, el Tiangong-2 salió hacia el espacio bajo una luna llena de medio otoño desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan a bordo de un cohete Gran Marcha-2F, que dejó tras de sí una gran estela de fuego.

Una vez en el espacio, el Tiangong-2 de 8,6 toneladas maniobrará en una órbita localizada a unos 380 kilómetros (km) sobre la Tierra para pruebas iniciales en órbita.

Esto fue informado el miércoles por la subdirectora de la oficina de ingeniería espacial tripulada de China, Wu Ping.

Después, el laboratorio espacial será transferido a una órbita ligeramente superior ubicada a unos 393 km sobre la Tierra, una altura en la cual operará la futura estación espacial china, antes de que la nave espacial tripulada Shenzhou-11 traslade a dos astronautas al espacio para acoplarse al laboratorio.

Los dos astronautas trabajarán en el laboratorio durante 30 días, y después reingresarán a la atmósfera de la Tierra.