Bocas del Toro, además de ser conocida como una provincia próspera en la producción de banano, sus paradisiacas playas y su naturaleza, ahora igualmente lo será por el estudio, reproducción y repoblación de la fauna acuática migratoria de la región.

Una filial de la compañía AES instaló una estación hidrobiológica, un laboratorio de acuicultura, donde se estudiarán y cultivarán los peces y camarones capturados en ese afluente.

Construida aguas abajo de la presa de la central hidroeléctrica Changuinola I, a un costo aproximado de $2.3 millones, el proyecto es el único en su clase en Centroamérica y el Caribe, aseguró Bernerd Da Santos, vicepresidente senior y director de Operaciones de AES.

Allí, unas veinte tinas de concreto simulan los ambientes naturales de por lo menos 6 tipos distintos de camarones y 12 de peces de agua dulce que están siendo investigados para su posterior repoblación en la cuenca y consumo humano.

Bocachico y liza son dos de las principales especies de peces que serán investigadas y reproducidas en ese centro. Se les ha considerado por los pocos estudios que existen sobre ellas, a pesar de que tienen una amplia distribución en las aguas tropicales del Caribe y el Atlántico, indicó el director de operaciones, Luis Antonio Galán.