Los panameños que quieran nutrir su imaginación pueden  ahora adquirir libros en expendedoras colocadas en puestos estratégicos de la Ciudad de Panamá.

Se trata de una idea amasada desde hace más de tres años y que aterriza por primera vez en Panamá, desde España, de la mano de la cadena de librerías El Hombre de la Mancha, con la perspectiva de marcar tendencia en esta nueva forma de vender textos y, de paso, incentivar la lectura.

“Tres años tratando de concretar el proyecto, me ha costado muchísimo, y al final lo logré”, afirmó entusiasmada Orit Btesh, propietaria de El Hombre de la Mancha y presidenta de la Cámara Panameña del Libro (CPL), en declaraciones a Efe.