Unos 843 huevos de tortuga fueron retenidos y destruidos por el Ministerio de Ambiente de Panamá en Tonosí, provincia de Los Santos (centro).

El operativo que logró la incautación terminó con la captura de dos hombres y dos mujeres en los sectores de El Cacao y Cambutal de esa provincia, señaló el despacho en su cuenta de Twitter, pero no identificó a los detenidos.

El órgano del Ejecutivo explicó que luego del hallazgo se firmó un acta de destrucción de los huevos, porque sus condiciones “no eran consideradas aptas para su reubicación”.

En otro hecho relacionado con esta especie, el ministerio (MiAmbiente) igualmente hizo pública en Twitter la aparición de una tortuga marina muerta en la calzada de Amador.

Al sitio acudió personal del MiAmbiente, que “tomó datos” del cuerpo y reveló luego que tenía un anzuelo de tres puntas clavado en una de sus aletas.

A pocos kilómetros del lugar, oficiales de un cuerpo policial panameño hallaron una boa de más de metro y medio de largo muy cerca de un concurrido paseo peatonal.