Las autoridades australianas mataron a unos 700 koalas en una región donde los marsupiales estaban condenados a morir de hambre debido a una sobrepoblación, lo que provocó indignación entre los defensores de los animales.

Los koalas fueron anestesiados y luego matados en 2013 y 2014 en la región de Cape Otway, costa sudeste de Australia, declaró la ministra de Medio Ambiente del estado de Victoria, Lisa Neville.

“La operación era indispensable para evitar el sufrimiento a los koalas que no tenían con que alimentarse”, debido a una sobrepoblación en la zona, añadió Neville, que en el momento de los hechos no era ministra.

A falta de hojas de eucaliptus, su dieta preferida, los koalas se veían obligados a comer la corteza de los árboles, lo que no los nutría de forma suficiente. Los marsupiales padecían una larga agonía y sus cadáveres cubrían la costa, declaró el gerente de un camping de la zona, Frank Fotinas.

“Los koalas que morían de hambre eran más numerosos que los sometidos a eutanasia. Se olía la muerte”, contó Fotinas. Lisa Neville declaró que un grupo de expertos estaba trabajando para mejorar las condiciones de existencia de los koalas, pero no excluyó nuevas operaciones similares. En 2013 y 2014 fueron eliminados 686 koalas.

“La experiencia muestra que el desplazamiento de los koalas no funciona y puede, al contrario, provocar mayores sufrimientos”, expresó la ministra a la televisión australiana ABC.

“Debemos revisar la estrategia de gestión de los koalas para frenar el crecimiento de la población, que continúa a un ritmo muy intenso”, agregó.

La fundación Australian Koala, que estima que hay 100.000 koalas en Autralia, denunció la actitud de las autoridades.”Lo que hicieron es chocante. ¿Por qué dejaron que la situación se deteriorara?”, declaró la directora ejecutiva de la fundación, Deborah Tabart.