Al igual que Panamá, México logró alcanzar la meta número once de Aichi , acordada en el convenio sobre la Diversidad Biológica (CBS) de las Naciones Unidas, que propone preservar al menos el 10% de las zonas marinas de un país antes del año 2020 y aumenta la cantidad de zonas marinas protegidas en el planeta. Actualmente se halla en casi 15% y el objetivo es 17%.

A mediados de septiembre del año pasado, el gobierno panameño constituyó dos nuevas áreas protegidas, la cordillera de Coiba (Pacífico) y el banco de Volcán (Caribe), con las cuales Panamá logró proteger el 13.5% (31,435 kilómetros cuadrados) de sus áreas marinas, logrando cumplir con la meta de Aichi, cinco años antes de lo estipulado en el acuerdo.

Mientras que ayer el gobierno mexicano anunció que triplicó la zona natural protegida del país con la firma de cuatro decretos presidenciales que protegen 65 millones de hectáreas tanto marítimas como terrestres, según la agencia internacional EFE.

Se trata de la reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano que abarca 5.75 millones de hectáreas del sureño estado de Quintana Roo y representa el 50% del Sistema Arrecifal Mesoamericano, mientras que la Sierra de Tamaulipas es refugio de cinco felinos de México (jaguar, puma, jaguarundi, tigrillo y ocelote). Así como igualmente, la reserva del Pacífico mexicano profundo, que comprende 59.7 millones de hectáreas de ocho estados que albergan una amplia diversidad de especies y ecosistemas, mientras que las islas suman 1.1 millones de hectáreas con una gran cantidad de especies endémicas y hábitat único para aves, tortugas, focas, lobos y elefantes marinos, explica EFE.

Con estas nuevas áreas, el país llega a los 91 millones de hectáreas protegidas, 70 millones en zonas marítimas y 21 millones en superficie terrestre, manifestó el presidente Enrique Peña Nieto, quien suscribió los decretos en una ceremonia efectuada  en una playa de la Riviera Maya, en el sureste de México, dijo EFE.