Arqueólogos israelíes han encontrado en el sur del país un exclusivo mosaico de hace 1,500 años que servía de suelo en una iglesia bizantina y contenía imágenes del antiguo Egipto.

El extraño mosaico, descubierto hace unos meses, pero desvelado hoy a los medios por la Autoridad de Antigüedades de Israel, de cara a su apertura al público el jueves, muestra imágenes de calles y edificios en el vecino Egipto, informa ese organismo en un comunicado.

“La aparición de edificios en mosaicos que servían de suelo son un fenómeno raro en Israel. Los edificios están ordenados a lo largo de una calle con columnas, en lo que sería una especie de mapa antiguo”, dicen los investigadores Saar Ganor y Rina Avner, a cargo del proyecto.

Una inscripción en griego que se ha preservado a lo largo de uno de los edificios señala que el sitio descrito en la imagen es la antigua colonia de Chortaso, en Egipto y donde de acuerdo a la tradición cristiana fue enterrado el profeta Habacuc.

Según ambos arqueólogos, la reproducción de una vista de esa ciudad puede deberse al origen de la comunidad que se asentó en lo que hoy día es la ciudad de Kiriat Gat, en el sur de Israel y a unos 70 kilómetros de la actual frontera actual entre ambos países.