Rene Burri, el fotógrafo suizo que inmortalizó al Che Guevara fumando un habano y mirando al vacío con la mirada perdida, murió  a los 81 años, según confirmó la agencia Magnum.

Burri falleció luego de una larga enfermedad en su domicilio de Zúrich, ciudad donde había nacido en 1933.

La agencia Magnum, a la que el fotógrafo pertenecía como miembro de pleno derecho desde 1959, indicó que lamentaba la pérdida del artista.

En los años cincuenta, Burri fue fotoperiodista, un trabajo que le llevó a cubrir la Guerra de Corea, los albores de la revolución cubana y la Guerra de Vietnam.

Fue en sus viajes a Cuba donde no sólo fotografió al Che, sino igualmente a Fidel Castro.

Hace poco Burri depositó toda su colección de más de 30.000 fotografías en el Museo del Elíseo de Lausana.

Burri estudió en la Escuela de Artes Aplicadas de Zurich, durante el servicio militar empezó a usar la cámara Leica y de 1953 a 1955 trabajó de director de documentales.

Fue en 1955 cuando entró como miembro asociado en la Agencia Magnum y comenzó así una etapa en la que fue reconocido internacionalmente por uno de sus primeros reportajes sobre la mutilación infantil: “Touch of Music for the Deaf”, publicado en la revista “Life”.

En 1956 viajó por toda Europa y por Oriente Medio y más tarde lo haría por Latinoamérica, donde realizó una serie de fotografías sobre Gauchos que se publicó en la revista “Du” en 1959.