¡No tocar!”

Ese letrero fue ignorado por un niño de 5 años que destruyó una escultura de casi dos metros hecha de miles de piezas de Lego en China.

La estatua, una réplica gigante del zorro Nick Wilde , personaje en Zootopia -la última película animada de Disney- acababa de haber sido puesta en exposición.

Le tomó al artista Zhao tres días y noches armarla, a un costo de unos US$15.000 .

Los padres del menor ofrecieron pagar por los daños, pero Zhao reconoció que “el niño no tuvo la intención” de destruirla.

La escultura consistía de miles de piezas de Lego que formaba parte de una exposición en Wanda Plaza , uno de los muchos centros comerciales de Wang Jianlin, el hombre más rico de China.