Según informaron fuentes de la Administración regional, el gallipato es un anfibio urodelo (con cola en estado adulto) de hasta 30 centímetros de longitud que se puede hallar en la península Ibérica y Marruecos, aunque es raro en el sureste ibérico, donde se han encontrado escasas poblaciones en las Sierras del Segura y las Villas (Jaén, Albacete) y la zona de Villena (Alicante).

En Murcia su presencia reciente se limita a la rambla de Tobarrillas (Yecla), donde la Asociación Herpetológica Murciana (Ahemur) localizó dos ejemplares adultos en 2010, aunque se desconoce la situación actual de la especie en esa zona, han señalado.

En Sierra Espuña se han localizado cinco ejemplares en avanzado estado de desarrollo, en una fuente que cuenta con una alberca tradicional accesoria.

Junto al gallipato, se reproducen otras seis especies en su entorno, concretamente el sapo común (Bufo spinosus), sapo corredor (Bufo calamita), sapillo moteado (Pelodytes punctatus), sapo de espuelas (Pelobates cultripes), rana común (Pelophylax perezi), y el sapo partero bético (Alytes dickhilleni), especie endémica del sureste ibérico.

El gallipato es el mayor anfibio urodelo de Europa. Es un tritón que puede llegar a alcanzar los 30 cm de longitud, de los que aproximadamente la mitad es de la cola.