El óleo “Tête de femme”, en el que el español Pablo Picasso retrató a Marie-Thérèse Walter, la musa que marcó su obra durante la década de 1930, se subastó en la sede londinense de Sotheby’s por 18,85 millones de libras (25,29 millones de euros).

El retrato, pintado en marzo de 1935, fue la estrella de una sesión en la que igualmente se vendió “La leçon de piano”, de Henri Matisse, por 10,78 millones de libras (14,47 millones de euros), y “Le palais ducal vu de Saint-Georges Majeur”, de Claude Monet, por 11,57 millones de libras (15,52 millones de euros).

También alcanzó 11,57 millones de libras (15,52 millones de euros), incluida la comisión de la casa de subastas, la escultura de Auguste Rodin “Iris. Messagère des dieux”, cuyo precio estimado estaba entre los 6 y los 8 millones de libras (de 8,04 a 10,73 millones de euros).

La obra de Picasso subastada, una visión geométrica y elegante de Marie-Thérèse, destaca entre sus trabajos de mitad de los años 30, dado que anticipa los elementos lineales que definirán sus composiciones cubistas más tardías.

El genio malagueño utilizó además en ese óleo una paleta de colores que no se había visto hasta entonces en su obra, en la que los naranjas y rojos agudos se combinan con tonos verdes y azules más moderados.