Una ópera ambientada en la Argentina de los años 1950, adaptación de la mordaz tragicomedia de Copi “La sombra de Wenceslao” se presentará a partir de octubre en varios teatros de Francia antes viajar a América Latina.

“Es una obra a la vez feroz y muy divertida”, manifestó el director argentino Jorge Lavelli en una presentación a la prensa junto a su compatriota compositor Martín Matalón.

Once teatros de Francia, Chile y Argentina sumaron fuerzas para la creación de esta ópera cuyo estreno mundial está previsto el 12 de octubre en la Ópera de Rennes (oeste).”L’ombre de Venceslao” –la W inicial curiosamente se convierte en V en la adaptación al francés– se presentará luego en los teatros líricos de Aviñón y Clermont-Ferrand (marzo 2017), Toulouse (abril), Marsella (noviembre), Montpellier (enero de 2018), Reims (febrero), Toulón (marzo de 2018) y en fechas posteriores a confirmar en Bordeaux (suroeste de Francia), el Teatro Municipal de Santiago y el Teatro Colón de Buenos Aires.

A través de ese ambicioso despliegue, “la coproducción tiene por finalidad permitir a jóvenes cantantes llegar al público numeroso de importantes teatros”, dijo Raymond Duffaut, presidente del Centro Francés de Promoción de la Lírica, que supervisa el proyecto.

Cinco cantantes, tres actores y un bailarín actúan en esta ópera con aportes de tango, jazz, foxtrot, salsa y citas musicales varias que enriquecen el frondoso universo de Copi y su visión corrosiva de la realidad argentina del siglo XX, en la que coexisten humor y tragedia.

Thibaut Desplantes (Venceslao), Estelle Poscio (China), Sarah Laulan (Mechita), Ziad Nehme (Rogelio) y Mathieu Gardon (Largui) integran el elenco. La obra cuenta una historia de familia, instalada en el pueblo imaginario de Diamante, en plena Mesopotamia argentina, de cuya dura realidad aspira a evadirse.