Los monos del Nuevo Mundo, cuyo origen siempre ha sido un misterio, vivieron en América del Sur mucho tiempo antes de lo que se pensaba y pudieron tener ascendencia africana, según una investigación publicada por la revista Nature. ‘La primera conclusión es que los monos del Nuevo Mundo vivieron en Sudamérica millones de años antes de lo que se pensaba por los registros fósiles que existían’, manifestó a EFE Kenneth Campbell, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, EEUU.

Hasta la fecha, los registros fósiles más antiguos encontrados de los monos del Nuevo Mundo, de hace 26 millones de años, procedían de suelo de lo que hoy es Bolivia. En esta nueva investigación, los científicos han hallado dientes fósiles que parecen ser diez millones de años más antiguos de lo que se imaginaba y que pertenecen a una nueva especie de primate pequeño, denominado Perupithecus Ucayaliensis .

‘El segundo descubrimiento tiene que ver con la forma de sus dientes, que son muy similares a los de los monos africanos, lo que indica una posible ascendencia de África’, explicó Campbell.

Los nuevos ejemplares descritos en este estudio tienen ‘semejanzas sorprendentes’ con los primates africanos primitivos, lo que sugiere que estos simios de América del Sur tuvieron su origen en África. A pesar de que, según el estudio, los dientes no se parezcan mucho a los de los primates sudamericanos (extinguidos o no), sí comparten similitudes con los africanos de la época del Eoceno.