En el 2016, Panamá logró reducir la tala ilegal, aseguró el secretario general del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), Félix Wing, durante el panel ‘Agua y bosques: relación de vida’, sobre la rendición de cuentas de la entidad ambiental.

‘La tala ilegal ha disminuido sustancialmente (en Panamá). El año pasado se retuvo 60% menos madera que el año 2015′, afirmó Wing durante la presentación de los avances de la Alianza por el Millón de Hectáreas.

Hasta el 2015, entre el 75% y el 80% de la madera que se consumía en Panamá (110 mil metros cúbicos) provenía del Darién y era extraída de manera ilegal, lo que provocó la casi desaparición de especies como caoba y cedro amargo; y casi arrasó con el cocobolo, según reportes de MiAmbiente.

Es por ello, recordó Wing, que como parte de la Alianza, desde ese entonces se han coordinado operativos de control en Darién y Panamá Este, se hacen inventarios de toda la madera que estaba en los patios de las empresas forestales y diálogos entre el sector forestal y el Gobierno. Igualmente se logró emitir resoluciones que ahora permiten hacer la explotación de forma más ordenada, y se empezará la implementación de la trazabilidad, para lo cual se instalan chips en las tucas, para que los funcionarios puedan ir escaneando y verificar la madera que sale al mercado. Añadió que, además, se abordó el proyecto de ley de incentivos forestales que se discute en la Asamblea.

Otros proyectos que lleva a cabo MiAmbiente son: seguridad hídrica, turismo verde y áreas protegidas, la reactivación del Comité Nacional de Cambio Climático y la modernización del sistema de evaluación de impacto ambiental, evaluación ambiental estratégica.