Solieh Samudio , el que habría sido tenista profesional , se posicionó como primer bailarín en el Ballet Nacional de Panamá en 2011.

El panameño, de 25 años, hijo de una bailarina y profesora de danza española, Mayuli Marín, quien corregía sus pasos cuando vestía el uniforme de malla, se codea desde hace dos meses con bailarines rusos, al ser parte del State Ballet of Georgia , cuya sede está en Tiflis, un país que perteneció a la extinta Unión Soviética.

Samudio en el territorio nacional logró ser bailarín principal de una compañía huérfana de casa propia, debido a la clausura del Teatro Nacional -por el deterioro en su estructura-, y ahora es una de las estrellas de un teatro que es siete veces más grande al que sus ojos conocían. “En State Ballet of Georgia hay excelentes bailarines internacionales, contamos con el majestuoso e imponente Teatro de Ópera y Ballet de Tiflis”, afirma Samudio.

Con su entrada a este colectivo pasa a ser el primer panameño , y actual representante latinoamericano, que ingresa a las filas de un elenco de prestigio en el ámbito de la danza clásica .