La exposición colectiva “Surrealismo Digital” es una audacia lograda por tres fotógrafos panameños.

Jacqueline Haitin, Jean Jacques Ribi e Igor Kourany integran el plantel y exhiben imágenes en las que se tiene la certeza de su origen, de los materiales empleados, pero nunca de su desenlace. Son el vuelo por despegar.

Ribi define la muestra por excepción, no como un capricho más del obturador, algo subjetivo, sino como una forma de la relatividad. “Al final, el espectador establece su relación con la imagen”.

Las fotos de Haitin nacen de la naturaleza inesperada, sin que medie la mano del hombre, para captarla en un momento en el que se antojaba fugaz. “Una vez fotografié las raíces entrelazadas de dos árboles. Decían: parecen un hombre acostado o figuras de animales”. A diferencia de sus compañeros de cartel, Haitin se presenta por primera vez en Panamá.

Ribi se revela como un artista que valora el arte urdido por Picasso y sus colegas. Son la tecnología, el surrealismo y la relatividad. “Hay una reproposición de géneros que superaron el aspecto ideológico porque el tiempo los había pospuesto. Con la técnica digital fotográfica podemos imprimirle la veracidad buscada por ellos en la imagen”.

Si la historia se vuelca al pasado y la filosofía indaga en el presente, Kourany se aventura en el futuro. “Mi predilección son los androides futuristas. La tendencia artística no muere en el tiempo, aunque cada vez es más difícil inventar un género. Sucede igual con el rock : se creó hace 50 años pero bajo sus directrices se hacen los trabajos actuales”.