Un recorte de emisiones de bióxido de carbono (CO2) de al menos un 40 %, una cuota de renovables de al menos el 27%, y otro 27% de eficiencia energética, son las principales medidas del acuerdo energético alcanzado en Bruselas por los líderes de la UE para 2030.

El acuerdo ha sido ya calificado por grupos ecologistas como ‘insuficientes’ y ‘muy por debajo de lo que se necesita y de lo que Europa podría hacer para combatir el cambio climático’.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, reconoció al anunciar la decisión que ésta no fue fácil, al tiempo que la calificó de ‘justa’ porque las medidas son ‘ambiciosas’ y ‘efectivas desde el punto de vista del coste’.

La UE ofrece un compromiso con antelación a la cumbre del cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se celebrará en París en diciembre de 2015, afirmó Van Rompuy.