Una pareja británica que adora a su pequeño pez dorado Nemo no dudó en recorrer más de 200 kilómetros y en gastarse 200 libras en una operación para extirpar un tumor cerebral a la pequeña carpa.

Sonya Miles, la veterinaria de la clínica de Bristol (oeste de Inglaterra) que llevó a cabo la operación del animal, de 5 años de edad, explicó a la AFP que duró 45 minutos y se realizó fuera del agua y bajo anestesia total.

El tumor, casi tan grande como el pez, fue extraído con éxito.

‘Hubo un momento en que tuvimos miedo porque su corazón dejó de latir, pero la enfermera anestesista logró reanimarlo’, explicó Miles sobre la operación, que tuvo lugar a mediados de mayo.

Una vez de vuelta al agua, Nemo volvió rápidamente a nadar y a su feliz vida de siempre. Miles admitió que no es una operación frecuente, y que existe poca gente dispuesta a pagar 200 libras (290 dólares) para curar un pez, un animal doméstico de coste modesto.