Un acuario de Miami anunció que dejará de efectuar espectáculos con entrenadores junto a Lolita, una popular orca que ha estado más de cuatro décadas en un tanque del parque acuático, a solicitud de autoridades del gobierno estadounidense.

El Seaquarium en Miami, que cuenta a Lolita entre sus atracciones principales, señaló en un comunicado enviado a la AFP  que recibió el pedido de la oficina de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento de Trabajo estadounidense (OSHA, en inglés).

“Recientemente, debido a la preocupación de OSHA por la seguridad de los empleados, emitió una citación que pidió que no hubiera entrenadores en el agua durante los actos”, indicó el texto. Seaquarium “aceptó” la solicitud, aunque remarcó que no hubo en el pasado “incidente alguno de seguridad con Lolita”.

“La seguridad es nuestra principal prioridad”, afirmó. Lolita, la veterana orca de 3,2 toneladas, “seguirá recibiendo el mismo cuidado, estimulación y atención con las cuales ha contado por casi 45 años”, añadió el acuario de Miami, Florida (sureste de EEUU).

La compañía de parques temáticos acuáticos SeaWorld había tomado una decisión similar en el pasado, tras de que en 2010 la orca Tilikum arrastrara a su entrenadora al fondo del tanque hasta matarla ante la vista de horrorizados visitantes.

La organización de defensa de los animales PETA, que ha sostenido una batalla legal con Seaquarium para lograr la liberación de Lolita, se congratuló por la decisión.

“Los entrenadores del Miami Seaquarium ya no podrán utilizar a esta orca en peligro de extinción como una tabla de surf durante los espectáculos”, indicó un directivo de PETA, Jared Goodman.