La comisión ambiental rechaza, en una ajustada votación, la construcción de la explotación Dominga en Coquimbo. La región acoge el 80% de la población mundial del pingüino Humboldt.

Una comisión de evaluación ambiental chilena rechazó la construcción de un millonario proyecto minero-portuario en una zona rica por su biodiversidad ubicada en el norte del país. Integrada por autoridades de 12 organismos técnicos, la votación quedó empatada a seis. Pero el voto de Claudio Ibáñez, gobernador de la región de Coquimbo y presidente de la comisión, decidió su oposición  al plan de la empresa chilena Andes Iron, que tenía previsto una inversión de 2.500 millones de dólares para la construcción del proyecto “Dominga” en la comuna de La Higuera, en la dicha región, a unos 530 kilómetros al norte de la capital, Santiago de Chile.

“He considerado los impactos significativos señalados en el proceso de participación ciudadana. Tengo la plena convicción que el desarrollo que todos queremos por el que día a día trabajamos debe necesariamente ser sustentable”, manifestó  Ibáñez explicando su voto en contra.

La empresa pretendía levantar dos minas a tajo abierto para la extracción de 12 millones de toneladas de hierro al año y 150.000 toneladas de concentrado de cobre, además de un puerto. Andes Iron aseguraba que el proyecto generaría unos 9.800 puestos de trabajo durante su construcción y cerca de 1.500 durante la explotación.

La vida útil se calculaba en 26 años y medio. Sin embargo, la propuesta había generado un fuerte debate entre quienes la consideraban un gran polo de desarrollo económico para la región y los que estimaban que causaría un grave daño ambiental en una zona rica en biodiversidad, donde habita una gran población del pingüino Humboldt, entre otras especies en peligro de extinción.