Según un estudio publicado en la revista Science los prados marinos de algas ayudan a reducir la presencia de bacterias contaminantes en mares y océanos, una virtud que les convierte en salvavidas de corales y otras criaturas acuáticas.

Aunque las propiedades de las algas se conocen desde hace tiempo, el estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Cornell (Nueva York) revela que las zonas acuáticas con prados marinos registran hasta la mitad de contaminación que el resto.

‘Parece que los prados marinos combaten las bacterias, y este es el primer estudio que evalúa cómo ese ecosistema costero alivia las enfermedades asociadas a los organismos marinos’, expresó en un comunicado Joleah Lamb, que lideró la investigación.

Todo comenzó con otro estudio en las islas Spermonde, en el centro de Indonesia, cuando todos los investigadores que analizaban la salud de los corales cayeron enfermos de disentería y otro de fiebre tifoidea. ‘Experimenté de primera mano cómo las amenazas a la salud de los humanos y de los corales están relacionadas’, explicó el biólogo Drew Harvell, de la Universidad de Cornell.