La primera entrega del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil Esther María Osses recayó en la escritora Donna Petrocelli de Him, por la obra Versos para vivir y soñar, y la mención honorífica a Lil María Herrera, por Bamboleos, girandelos y androides.

La ceremonia de entrega de este certamen fue organizada por la Universidad Especializada de Las Américas ( Udelas ), y el Consejo Nacional de Escritoras y Escritores de Panamá ( Coneyep ).

Juan Bosco Bernal, rector de Udelas, dijo que se “decidió escoger los géneros de poesía y cuento para el Esther María Osses, en su modalidad de literatura infantil y juvenil, bajo el convencimiento de que la creación literaria de calidad constituye para nuestra niñez y juventud una invalorable forma de aproximación a las letras y, por tanto, al enriquecimiento espiritual, la sensibilidad, la imaginación y la creatividad, en la edad justa, y en medio de la inmensa avalancha, a veces indiscriminada, de productos tóxicos para su formación como seres humanos”.

El jurado estuvo conformado por Moravia Ochoa, María Felicidad Domínguez y Martín Testa, quienes opinaron de la obra ganadora “es una obra diáfana y con unidad temática. Es un libro para infantes con un lenguaje coloquial y en ocasiones familiar. Denota tonos de una canción de cuna. Sus versos flotan en nubes de sueños sin caer en el lenguaje onírico propio y recurrente de poemas de adultos”.