La diversidad de épocas, temas, técnicas, artistas, galerías y países marca la 18 edición del primer salón mundial de fotografía, Paris Photo, que abrió sus puertas al público y espera recibir miles de visitantes.

‘La variedad pasa por la procedencia de los artistas, que no son siempre únicamente fotógrafos, sino que a veces usan el medio y lo incorporan a otros procesos’, resaltó en una entrevista con Efe el director de la feria, Julien Frydman.

Excolaborador del ministro socialista de Cultura Jack Lang y exdirector general de Magnum Photos Paris para Europa y los Emiratos Árabes Unidos, Frydman comenzó en 2011 una apertura al arte no sólo fotográfico y considera que ahora ha llegado a la madurez y se ha convertido en algo natural.

El visitante podrá hacerse su propia idea de esta evolución hasta el próximo 16 de noviembre, a la vista de los hallazgos propuestos en 169 stands por algunos de los mejores y más poderosos editores, libreros y galeristas de 35 países. El dato permite decir a Frydman, con toda simplicidad, que esta es la mejor feria de fotografía y la más importante del mundo.

‘La segunda tiene 80 expositores, es dos veces más pequeña y -añade- está además en competición con la feria que hace dos años lanzamos en Los Ángeles’, cuya tercera edición se celebrará del 1 al 3 de mayo próximos.