Este mes de junio, por primera vez,  Panamá empieza una campaña general de concienciación ciudadana para reciclar el aceite vegetal usado, aunque en el país ya hay compañías que lo reciclan desde hace algunos años.

Así lo dieron a conocer los organizadores al diario La Estrella de Panamá, antes de la primera colecta de ese producto.

El aceite vegetal, usado a diario en la cocina panameña, será recibido a partir de hoy en las jornadas de la campaña ‘En Ambiente’, que organiza la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) y TVN Media, todos los jueves de cada mes del año, en las oficinas del canal en la Tumba Muerto, en un horario de 6:00 a.m. a 4:00 p.m.

‘Hasta el momento en Panamá no había una campaña formal de reciclaje de aceite usado. Algunas empresas lo han reciclado solo a nivel comercial, como una gestión individual y como parte de su responsabilidad ambiental como empresa. Esta es la primera campaña de concienciación general que se hace en la capital y que va dirigida a la ciudadanía’, informó el Departamento de Relaciones Públicas de la iniciativa.

La forma de participar, según los organizadores, es muy sencilla. Solo se debe depositar el aceite usado en recipientes de plástico y luego llevarlos a los contenedores habilitados para su recolección o empaque.

El aceite reutilizado puede servir para la fabricación de jabones, abono orgánico, lubricantes, pintura o barnices.

Se estima que de cada tres litros de aceite usado, se pueden obtener dos litros de biodiésel, reduciendo así las emisiones contaminantes en nuestra atmósfera.

La iniciativa surge ante la necesidad de acciones que contribuyan a la conservación del medio ambiente y que permitan mitigar los efectos del cambio climático.

‘El impacto ambiental ocasionado por el aceite vegetal vertido en el desagüe, ríos y suelos es muy delicado, solo un litro de aceite de cocina puede contaminar más de 10 mil litros de agua.

Las altas temperaturas a las que se somete el aceite vegetal altera su estructura química y lo convierten en un producto tóxico, sobre todo cuando es usado más de dos veces, explicó ANCON.