Según el informe anual que elabora el Ministerio de Protección de Medio Ambiente publicado, un 89% de las principales urbes de China superaron los límites de contaminación considerados seguros por las autoridades en 2014.

Los datos muestran que ocho de las diez ciudades más contaminadas en 2014 continúan siendo de la región que rodea a Pekín, la capital, a pesar de los esfuerzos para combatir este grave problema en esta área del país.

El ministerio indica en su informe, publicado en su página web, que el nivel medio de las llamadas partículas PM 2,5 -las más pequeñas y dañinas para la salud, al penetrar directamente en los pulmones- bajaron de 106 microgramos por metro cúbico a 93 en la región norteña de Pekín, Hebei y Tianjin el año pasado respecto al anterior.

A pesar de este descenso, los índices de contaminación siguen situándose en un nivel peligroso, pues el estándar seguro se sitúa en los 35 microgramos por metro cúbico.

De las 74 principales ciudades estudiadas, la que peor calidad del aire tuvo en 2014 fue Hebei, vecina de Pekín.

Entre las ciudades que cumplieron con los estándares se hallan Haikou en la isla sureña de Hainan, Lhasa, la capital del Tíbet o Shenzhen y Kunming en el sur de China.