La Audiencia Nacional ordenó prisión eludible bajo fianza de 100,000 euros (unos $110,223), para los 6 detenidos españoles en una operación contra la pesca ilegal de merluza negra en la Antártida.

La jueza envió a prisión a los detenidos por delitos contra el medio ambiente, integración en organización criminal, blanqueo y falsedad documental.

Cinco de los detenidos pertenecen a una misma familia española, propietaria de la compañía Vidal Armadores.

La magistrada les acusa de pescar de forma ilegal merluza negra, una especie que está protegida y que solo puede capturarse por cuotas establecidas.

En el auto de prisión, la jueza indica que este ‘grupo organizado’, a través de ‘un entramado de empresas nacionales e internacionales’, llevan pescando de forma ilícita ‘austromerluza’ (otra de las denominaciones de la merluza negra) desde al menos 2006 y para ello utilizaban varios buques registrados a nombre de empresas en terceros países.

El fundador del grupo, según la jueza, decidía los sitios de pesca o las fechas de las campañas, y lo hacía de acuerdo con sus hijos.