La tecnología que permite que un robot preprogramado dispare a matar, o que un tanque dispare contra un objetivo sin la intervención de una persona , está a tan solo años de distancia, aseguran los expertos. Y un nuevo reporte solicitó una prohibición de tales “robots asesinos”.

El reporte de Human Rights Watch y la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de Harvard fue difundido el lunes, mientras Naciones Unidas da inicio en Ginebra a una cumbre de una semana con respecto a ese tipo de armas.

El reporte pide que los humanos sigan en control de todos los sistemas de armas, en una época de veloces avances tecnológicos.

Asegura que el requerimiento de que los humanos tengan el control de las funciones primordiales del arma durante el combate —incluyendo la selección de objetivos— salva vidas y garantiza que los combatientes se apeguen a las leyes internacionales.

“Las máquinas han servido desde hace mucho como instrumentos de guerra, pero históricamente los humanos dirigen la forma como son utilizadas”, dijo Bonnie Docherty, alta investigadora de la división de armas en Human Rights Watch, por medio de un comunicado. “Ahora existe una amenaza real de que los humanos entreguen el control y deleguen a las máquinas decisiones de vida o muerte”.

Algunos argumentan a favor de los robots en los campos de batalla, asegurando que su uso podría salvar vidas .