Unos 40 países acordaron intensificar la protección a otras 22 especies de tiburones y rayas migratorios, así como establecer un conjunto de nuevas prioridades de conservación, informó en un comunicado la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS), Secretaría Administrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El acuerdo fue logrado durante la segunda Reunión de los Signatarios del Memorando sobre la Conservación de los Tiburones Migratorios (MdE sobre los tiburones), celebrada la semana pasada en la capital de Costa Rica.

‘Los depredadores apicales de los océanos contribuyen a mantener el equilibrio de los ecosistemas marinos. Asegurar su supervivencia constituye un interés público mundial que requiere una acción concertada y cooperativa por parte de los gobiernos, el sector pesquero, las comunidades locales, las organizaciones de conservación, los científicos y el público en general. Tal como lo ha confirmado la reunión de Costa Rica, el MdE de la CMS sobre los tiburones está proporcionando el marco para esta colaboración esencial’, manifestó Bradnee Chambers, secretario Ejecutivo de la CMS.