Florencia, cuna del arte y la arquitectura italiana, se prepara a la reapertura del museo de la catedral, L’Opera del Duomo, con más de 750 joyas del Renacimiento, algunas de la cuales se exhiben por primera vez a partir del jueves.

Célebre por su cúpula, diseñada por el vanguardista arquitecto florentino Filippo Brunelleschi entre 1420 y 1436, que dio origen a uno de los movimientos más creativos de la historia del arte, el museo, fundado en 1891, fue sometido a una importante restauración que incluyó también su ampliación con locales adyacentes.

El museo acoge ahora estatuas, relieves en mármol, bronce y plata y sobre todo importantes obras maestras de Miguel Angel, Donatello, Arnolfo di Cambio, Lorenzo Ghiberti, Andrea Pisano, Antonio del Pollaiolo, Luca della Robbia, Andrea del Verrocchio, entre otros.

Todos grandes maestros de la Edad Media y el Renacimiento que trabajaron para la ciudad toscana, y cuyas obras permanecerán expuestas en un espacio gigante de 6 mil metros cuadrados más del doble que en el pasado, con 25 salas repartidas en tres pisos.