Uno de los puntos turísticos de la c iudad de México que no puede faltar en un recorrido por esta urbe es el Museo de Frida Kahlo , que profundiza en la vida y obra de esta artista.

La pinacoteca se ubica en la calle Londres 247 de Coyoacán, uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Como cuenta la historia, la Casa Azul –donde nació y murió Kahlo– fue convertida en museo en 1958, cuatro años luego del fallecimiento de la pintora.

Sus paredes albergan obras pictóricas tanto de Kahlo como de su esposo, el muralista Diego Rivera, además de objetos personales que exponen el mundo íntimo de una de las artistas latinoamericanas más reconocidas en el mundo.

Viva la Vida (1954), Frida y la cesárea (1931) y Retrato de mi padre Wilhem Kahlo (1952), son algunas de las obras que se encuentran en esta casona

Al adentrarse en la llamada Casa Azul podrá apreciar cada rincón donde Frida Kahlo vivió por muchos años tanto alegrías como tristezas, e incluso dolor.

Observará cada detalle de su cama de día, con su espejo en el techo que su madre le mandó a colocar después del accidente que sufriera en un bus cuando regresaba a casa desde la Escuela Nacional Preparatoria.

Fue aquí donde permaneció sin moverse casi por 10 meses y aprovechó para trabajar en sus autorretratos.

En este museo igualmente podrá apreciar las muletas, los corsés y las medicinas que dan testimonio del sufrimiento debido a las múltiples operaciones por las que tuvo que pasar.

En su recorrido contemplará una cocina, típica de las construcciones antiguas mexicanas, e incluso con las cazuelas sobre el fogón y un comedor amplio.

En la actualidad es uno de los museos más concurridos en la capital mexicana; al mes recibe unos 25 mil visitantes, 45% de ellos extranjero, según datos de la Secretaría de Turismo.

El Museo de Frida Kahlo está abierto de martes a domingo, en horario de 10:00 a.m. a 5:45 p.m.